Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘conservas’ Category

Tomates en salsa: ketchup

En botes esterilizados, hervidos al baño María, los tomates recién cosechados han ido a parar a una salsa ketchup, la receta aquí.

Anuncios

Read Full Post »

¿A quien no le  gustan los pepinillos en vinagre? Y más todavía si son caseros y libres de todo producto químico y demás venenos añadidos.

 Los pepinos hay que cogerlos de la planta cuando son pequeños, antes de que crezcan y se llenen de pepitas.

 

Se lavan y trocean (sobre todo si son más grandes que el bote al que van destinados) y se ponen en un plato cubiertos con sal. Lo dejamos así 24 horas, soltarán mucha agua y así pierden parte de su amargor. Es importante no saltarse este paso.

Después los lavamos bien y los ponemos en una cazuela junto con unos granos de pimienta, laurel, un diente de ajo o cualquier otro ingrediente que os guste para aromatizar.  Yo he añadido además unas cebollitas pequeñas y unas zanahorias.

Lo cocemos durante 5 monutos en vinagre blanco. Lo embotamos todo todavía caliente en un frasco esterilizado y lo tenemos 15 minutos al baño maría.  Opcionalmente se pueden embotar junto con unas guindillas, no muy picantes para que no predominen demasiado.

 Y a disfrutar.

Read Full Post »

Vacaciones y guindillas

Vacaciones, esa mágica palabra que solo pronunciarla nos produce de inmediato una sensación placentera.

Vacaciones, un anhelo tan de nuestro tiempo, esa necesidad de librarnos de las prisas, de conseguir el merecido descanso.

Vacaciones…. Llegaron a su fin y ya estoy de vuelta, tras un largo periodo de ausencia debido solo en parte a las vacaciones, y en parte a problemas con la conexión que ya están resueltos.

 

Las plantas de guindillas han estado dando fruto todo el verano. Las de la foto las he puesto a secar, ya casi están, y después las trituraré y conservaré en un frasco especiero. Son cayenas, guindilla blanca y ají amarillo. Todas rojas, una vez que maduran adquieren ese color a pesar de que mientras crecen tienen un color distinto según el tipo de guindilla que sea.

Si teneis un buen molinillo también se pueden moler hasta convertirlas en polvo picante con el que espolvorear los guisos.

Read Full Post »

Con 4 o 5 macetas de chiles y guindillas en la terraza todas madurado a la vez, nos encontramos con una estupenda cosecha; si no damos abasto podemos hacer conserva con el excedente. Una buena opción es el chutney de guindillas, chiles variados, pimientos de distintos tipos, lo que tengáis en ese momento.

Chutney de jalapeños y guindillas

Chutney de jalapeños y guindillas

El de la foto lleva:

• chiles jalapeños

• cayenas

• guindillas de tipo ibarra

• pimientos de padrón

Todo sofrito en trozos junto con una cebolla. En cuanto toman color añadimos un buen chorretón de vinagre, una cucharada de azúcar y unas cuantas ciruelas pasas en trozos. Si no tenéis ciruelas también podéis añadir uvas pasas previamente remojadas en vino o compota de manzana escurrida. El punto dulce picante dependerá del tipo de guindillas o chiles que hayáis utilizado, conviene mezclar para que no esté en exceso picante.

Read Full Post »

 

Con tres o cuatro macetas de pimientos de padrón podemos estar degustando pimientitos todo el verano, según los vamos recolectando la planta sigue echando más flores y más frutos. Son muy agradecidas y aunque las plantas cogen algo de altura son perfectas para su cultivo en macetas. Lo mismo que guindillas, jalapeños, cayenas y otros chiles; tienen una alta producción por macetas por lo que podemos conservar una parte en vinagre. Los británicos son muy aficionados a los pickles, hacen encurtidos con casi cualquier verdura, le dan un hervor previo y al tarro.

 

 

 

 

Los de la foto son pimientos de padrón, cayenas, jalapeños, cherris recolectados aun verdes y  cebollitas; lavados y  puestos en el tarro con tres cuartos de vinagre corriente y uno de agua y un buen puñado de sal.

 

Esta temporada voy a cultivar estas variedades de guindillas. Ya contaré aquí cómo me van.

Read Full Post »

Mermelada de calabaza.

Para los golosos. Facilísima de hacer.

 

La calabaza es una verdura muy versátil; además de ser un ingrediente fantástico en purés,  purrusaldas y multitud de cremas de verduras,  también es perfecto para platos dulces. Aquí os dejo la receta de la mermelada. Procurar conseguir un tipo de calabaza de las dulces, que esté madura y si es posible de “huerta” mejor; las que venden en el super suelen estar verdes, maduradas en las cámaras y no tienen el mismo sabor ni el mismo dulzor.

  

                         

 

 

Ingredientes:

Calabaza, que esté  madura, ya pelada y sin semillas.

Mismo peso de azúcar

Medio limón

 

Troceamos la calabaza, le añadimos el zumo y la peladura de medio limón y un poco de agua. Cocemos a fuego lento una media hora. Retiramos la peladura de limón y añadimos el azúcar. Y que cueza otra media hora, removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue. Y ya está.

 

Si no la vamos a comer en los próximos días podemos congelarla en botecitos para su uso posterior o envasarla en tarros de cristal, con el método del baño maría y cerrándolos al vacío. En este último caso recomiendo espolvorear ralladura de limón en la superficie antes de cerrar el tarro. Ayuda a su conservación.

 

Para los no tan golosos y como la calabaza ya es dulce de por sí, se puede hacer la misma receta con un 60% de calabaza y un 40% azúcar. Sale muy buena. Según mi experiencia se conserva algo menos tiempo una vez abierto el bote, conviene por tanto usar tarros más pequeños y consumirla de seguido. Que aproveche.

Read Full Post »